La seguridad de publicar tu proyecto en Kickstarter

Con el paso del tiempo hemos podido observar como las alternativas de crowdfunding iban creciendo en el mercado y se iban abriendo paso. De hecho, empresas como la desarrolladora de las famosas Oculus se han abierto un hueco en el mercado y se han configurado como empresas realmente potentes, que pueden rivalizar con empresas tradicionales como Sony.

Por este motivo, hay que tener muy en cuenta estas plataformas como, por ejemplo, Kickstarter. No obstante, el problema de publicar los proyectos en estas webs es que te pueden plagiar la idea, abaratarla y, por ende, haber perdido el valor de tu idea.

 

China: el problema del plagio

 

No son pocos los emprendedores digitales que han visto como su idea ha sido plagiada descaradamente por un fabricante chino que aprovechando el abaratamiento de la mano de obra de su país ha creado el mismo producto pero mucho más barato.

Frente a este problema poco importan las leyes de propiedad intelectual, porque en el poco probable escenario de que se celebrara el juicio la empresa que plagia ya ha copado todo el mercado y el resto se reparte entre otras empresas chinas, de tal forma que por mucho que ganes o no puedes competir con una o no puedes competir con las otras, ya que como decíamos el coste de la mano de obra es paupérrimo.

Por ello, conviene preguntarse si de verdad merece la pena invertir y experimentar ofreciendo tu idea en Kickstarter a los ojos de plagiadores de todo el mundo. No es que estemos en contra del crowdfunding, nos parece de hecho una gran idea, pero hay que tener en cuenta los riesgos.

Piensa que una idea no es solo dinero, también es el desarrollo de tu esfuerzo y tu creatividad, es algo inherentemente tuyo que nadie debe de hacer suyo. Cuando a alguien le arrebatan una idea pierde una parte de sí mismo.

Por ello, tal y como señalan los expertos de este campo, el crowdfunding solo se debería utilizar cuando la idea requiere de una complejidad técnica y de conocimiento, de tal suerte, que al atesorar ese conocimiento solo tú o tu equipo sea imposible plagiarla o, por el contrario, al tener una elevada complejidad técnica, sea imposible replicarla sin incurrir en unos altos costes de producción.

¿Qué puedo hacer si plagian mi idea?

 

En primer lugar, tendrás que tener en cuenta los problemas derivados de ello, ver si puedes competir o es mejor acudir a la vía legal. Si optas por los tribunales conviene saber que convenios internacionales rigen en el país de la persona que te ha copiado la idea.

Esto es una prioridad en países en los que no rige, por ejemplo, el Convenio de París y tienen sus propias leyes de propiedad intelectual. Piensa que contratar un experto en Derecho, por ejemplo, Bielorruso es muy caro por lo que a lo mejor es más recomendable tratar de competir que acudir a la vía judicial. Por todo ello, piénsatelo dos veces antes de publicar tu idea en una de estas plataformas.

 

Quizás le interese

Deja un comentario