Portada la voz de Marbella » Mundo Empresarial » El punto de vista de un autónomo como autónomo (Anónima)

El punto de vista de un autónomo como autónomo (Anónima)

No hay nada menos autónomo que un autónomo (al menos el autónomo que no tiene un negocio, sino un autoempleo), y desde hace varios meses me he marcado el firme propósito de cambiar esa situación.

Primero ejercí por cuenta ajena y a principios de 2013 comencé a trabajar como autónoma, algo que ha marcado un antes y un después en mi vida porque, desde entonces, mi forma de plantearme las cosas ha cambiado radicalmente y también mi actitud ante las circunstancias que me rodean. Con esta experiencia he traspasado un punto de no retorno, en el que he descubierto «lo bueno por conocer» y ya no me conformo con «lo malo conocido».

Los retos a los que me he tenido que enfrentar este último año para salir adelante por mi cuenta me han permitido desarrollar nuevas capacidades y, gracias a haber superado esos retos, ahora tengo una percepción muy distinta (mucho más positiva) de mí misma, de mi propio potencial y de la importancia que tiene pasar a la acción: HACER para LOGRAR.

En ese sentido de desarrollo personal, el cambio de empleada a autónoma ha sido muy gratificante. Sin embargo, a mitad de camino,me di cuenta de que no terminaba de estar conforme con mi situación porque seguía habiendo un aspecto en mi vida que no había cambiado en absoluto y que se trataba, curiosamente, del punto que pretendía cambiar al hacerme autónoma, que era el de ser más libre.

Siempre he visto el trabajo por cuenta propia como una oportunidad de vivir con mayor libertad y, aunque es cierto que he podido organizar mi tiempo a voluntad y que he podido planificar mi ocio más fácilmente que si tuviera que pedir permiso a un jefe, realmente no me sentía nada autónoma porque, en última instancia, no tenía autonomía:

Según el DRAE la autonomía es:

Las acepciones 2, 4 y 5 son las más relevantes para el punto al que me refiero, según las acepciones 4 y 5 que ofrece el DRAE, si comparásemos al autónomo con un aparato, y si entendiéramos el término «repostar» por «llenar la cuenta bancaria», tanto la autonomía de un empleado como la de un autoempleado serían de tan solo unos pocos meses, porque si no trabajan, no reciben ingresos. Al seguir midiéndose su autonomía en «meses de sueldo», la dependencia sigue marcada por (a falta de uno) varios jefes: los clientes. Por todo ello, a mitad del año pasado comprendí que ser autónomo es, en realidad, una gran paradoja.

El objetivo que me he marqué entonces fue acabar con esa paradoja, encontrar la forma de ser autónoma en el sentido más amplio del término y reducir la dependencia de ingresos activos. En fin, ser autónoma e independiente.

He pasado los últimos meses investigando y documentándome mucho sobre el concepto de independencia financiera y sobre cómo aplicar el conocimiento para conseguir el objetivo deseado. Mentiría si dijera que ya me encuentro en esa situación pero sí puedo decir que tras los pequeños pasos que he dado este último año, ya empiezo a ver materializados algunos resultados que me van acercando a mi meta, y eso me está dando muchas fuerzas para mantenerme motivada y aumentar mi confianza en este empeño.

SE PUEDE, aunque no es fácil.

Por eso he decidido porque quiero compartir todas las cosas que he ido aprendiendo y aplicando, con la esperanza de ayudar y dar apoyo a aquellas personas que hayan emprendido este mismo camino y se hayan planteado el mismo reto de independencia financiera, a la vez que siguen disfrutando de su oficio como autónomos.

Si eres emprendedor en ciernes, este blog te servirá para ver qué pequeños pasos se pueden ir dando con pocos recursos o con los recursos de los que pueda disponer cualquier persona normal, y verás que se puede empezar desde abajo y llegar a donde uno quiera siempre que se tengan objetivos claros y determinación para trabajar por ellos de forma constante. Eso es lo que pretendo demostrar y espero lograr resultados positivos (por la cuenta que me trae, jeje).

Como siempre, el camino se recorre mejor si se va acompañado. Ya lo dice el proverbio chino: «Solo llegas más rápido, pero acompañado llegarás más lejos».

Informacion del Autor

Alberto Montalvo

Alberto Montalvo, periodista especializado en diferentes áreas, le encanta escribir en un medio digital referente en Marbella. Es la voz del pueblo y las noticias actuales.

Añadir un comentario

Haz clic para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies