Portada la voz de Marbella » Mundo Empresarial » Los procesos de selección en los grandes despachos de abogados

Los procesos de selección en los grandes despachos de abogados

Cuándo los recién graduados comienzan el obligatorio Máster de Acceso a la Abogacía muestran un claro interés hacia el ejercicio de la profesión en esta clase de despachos. Despachos en los que se llevan asuntos de vital actualidad, así como despachos que tienen en su haber la llave para que se efectúen enormes operaciones de calado internacional. No obstante, la entrada en esta clase de bufetes de abogados no es para nada sencilla.

 

En este artículo te contamos cuáles son las claves que reunir el candidato a letrado para entrar en estos macro despachos.

El inglés: necesario no, esencial

 

En estos bufetes se trabaja en inglés, hay que tenerlo claro de entrada. El español puede ser tu lengua del día a día extra laboral pero en el trabajo vas a tener que hablar en inglés. Por ello, resulta necesario acreditar al menos un C1 en la lengua anglosajona.

No es una tarea sencilla, ya que un C1 equivale a un conocimiento avanzado de la lengua, es decir, no es el clásico nivel intermedio que pone todo el mundo en su currículum. No obstante, si eres un crack en Derecho pueden hacer una pequeña excepción si no cumples este requisito con el fin de que te comprometas a aprender el idioma.

El expediente: cada vez menos importante

La figura del ratón de biblioteca ya no se lleva, de hecho, es algo que los despachos empiezan a evitar. De nada sirve tener un diez de media en una profesión como la abogacía si luego no eres capaz de negociar un acuerdo con éxito o tus habilidades sociales son nulas.

No obstante, esto no significa que el expediente carezca de importancia, solo que ahora no es el pilar central de la selección.

Habilidades digitales: la llegada del legaltech.

La profesión comienza a informatizarse y comienzan a existir los primeros ordenadores que resuelven casos. Un abogado ya no puede ser nulo en el campo tecnológico sino que resulta cada vez más necesario que sea experto en nuevas tecnologías y en Derecho digital. Internet está empezando a cobrar una gran importancia, sobre todo a la hora de captar clientes.

Por ello, el abogado debe ser un letrado 3.0, un letrado que comprenda la necesidad de comenzar a dominar nuevas disciplinas, como, por ejemplo, el marketing digital. El perfil es cada vez más comercial.

 

No ser un rarito o asocial.

Puede sonar mal, pero un despacho es una organización empresarial en la que debe reinar el buen rollo. De nada sirve que el abogado sea un especialista si luego divide a la oficina y la lastra en mayor grado de lo que aporta con su talento. En estos despachos se trabaja mucho por lo que la convivencia ha de ser buena.

Por todo ello, como ves, no resulta fácil reunir estos requisitos, a los que hay que añadir contar con un buen perfil comercial, ya que el abogado del siglo XXI ha de captar clientes de forma eficaz.

Informacion del Autor

Alberto Montalvo

Alberto Montalvo, periodista especializado en diferentes áreas, le encanta escribir en un medio digital referente en Marbella. Es la voz del pueblo y las noticias actuales.

Añadir un comentario

Haz clic para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies