¿Qué puedes hacer con una máquina de agua a presión?

que puedes hacer con una maquina de presion de agua

Un problema muy común cuando compramos una herramienta es que desconocemos para qué sirve.

Quizás estés pensando que esto es una tontería, pero es un problema muy habitual, únicamente nos centramos en su uso principal y desconocemos el resto de las aplicaciones secundarias. En este artículo te hablaremos de los usos que puedes darle a tu hidrolimpiadora.

El valor de uso

En primer lugar, queremos que entiendas por qué estás perdiendo dinero por no usar plenamente cualquier herramienta. Las herramientas tienen una vida de caducidad, eso es cierto, no obstante, normalmente no la alcanzamos. Esto se debe a que, por ejemplo, si una hidrolimpiadora se puede usar 10.000 veces hasta que se rompa solo la usaremos 1000. Es decir, hemos pagado por 10.000 usos y solo estamos aprovechando el 10%. Esto es perder el dinero.

En segundo lugar, señalar que si no sabemos cuáles son las aplicaciones secundarias podemos correr el riesgo de comprar una segunda herramienta que no necesitábamos pues esa función ya la hacía la primera herramienta.

Usos poco conocidos de las hidrolimpiadoras

El uso principal de esta herramienta se desarrolla en la industria automovilística, es decir, en el proceso de limpieza de los coches. No obstante, las hidrolimpiadoras sirven más que para limpiar un coche.

Un uso poco conocido es la limpieza en general. Con una hidrolimpiadora podemos trabajar casi cualquier superficie si sabemos controlar bien la potencia de nuestra herramienta. Por ejemplo, si quieres limpiar un cristal de una ventana no puedes usar la potencia máxima pues lo único que conseguirías es cargarte el cristal.

También podemos usarla con el fin de descontaminar una zona. Ojo no estamos hablando de residuos peligrosos (para eso llama a un especialista) sino, por ejemplo, para limpiar el aceite del coche que se ha vertido en el suelo del garaje. Otros usos son, por ejemplo, la limpieza de grafitis.

Sin embargo, un uso que a mi me ha resultado particularmente útil es usarlas con el fin de desatascar una tubería. Siempre será mejor hacerlo tu mismo que llamar al fontanero, o por lo menos mucho más barato.

¿No estamos gastando mucha agua?

Es el pequeño inconveniente de las hidrolimpiadoras: el consumo de agua. Sin embargo, esto no debe ser un inconveniente pues la clave es ejercer pequeñas acciones para que la factura mensual no se nos dispare.

En primer lugar, hay que activar el agua cuando realmente se está apuntando al agua. Por ejemplo, si quieres limpiar la rueda del coche no apuntes primero al suelo y luego a la rueda, sino directamente a la rueda.

En segundo lugar, planifica el trabajo, de tal forma que si quieres limpiar un coche empieza por arriba y no por abajo, de esta forma ahorrarás mucha agua.

Quizás le interese

Deja un comentario