Portada la voz de Marbella » Marbella » Expertos biólogos alertan de la destrucción del ecosistema litoral marbellí

Expertos biólogos alertan de la destrucción del ecosistema litoral marbellí

 La regeneración de las playas de cara a la temporada turística de verano destruye biológicamente nuestro litoral. Estas actuaciones se revisten de toda una fraseología conservacionista que sirve para disfrazar unas actuaciones duras, que sólo sirven para aumentar los ingresos de las grandes empresas de la construcción y del sector turístico.

La regeneración de playas constituye, según los biólogos, una aberración ecológica y un despilfarro económico, pues la arena depositada artificialmente dura el tiempo que tarda en presentarse otro temporal. En algunos casos se intenta construir playas donde antes nunca hubo arena o solamente era una playa de guijarros o cantos rodados. En otras ocasiones se intenta restituir la línea de costa, tras años y decenios de regresión, que tienen dos causas principales: la falta de aporte de sedimentos por los ríos, tras su regulación y la construcción de embalses (cada vez más necesario como consecuencia de la masificación de construcciones) y los impactos debidos a las infraestructuras construidas en la costa: puertos, espigones, paseos marítimos, etc. que han modificado la dinámica litoral. Sin incidir en esas causas generales que están en la raíz del problema, la regeneración no deja de ser un parche provisional, que resulta muy costosa económicamente y que puede provocar un desastre ambiental.

Los principales impactos de estas regeneraciones de playas provienen de la extracción de la arena mediante el dragado de fondos arenosos y el posterior vertido de la misma en la ribera del mar. La extracción de la arena mediante un barco draga que succiona la arena y cualquier ser vivo que se encuentre en los alrededores, levanta y pone en suspensión todos los sedimentos finos, provocando una gran turbidez en el agua. Esa pérdida de transparencia del agua puede extenderse a kilómetros cuadrados y durar varias horas. La posterior hipersegmentación suele provocar daños irreversibles sobre las praderas de fanerógamas marinas, algas, corales y anémonas entre otros individuos, consecuencia del enterramiento. Y todo ello es un simple ejemplo de las graves consecuencias que para los hábitats y especies marinas, especialmente las praderas de Posidonia, tienen las regeneraciones artificiales de playas.

Los hábitats marinos tienen una gran importancia ecológica, pues constituyen lugares de gran biodiversidad, protegen la línea de la costa de la erosión marina y son lugares de cría de muchas especies de interés ecológico y comercial. Pese a lo cual se están viendo gravemente afectadas por regeneraciones de playa, pesca ilegal de arrastre y construcciones de espigones y puertos deportivos.

La extracción de arena ahuyenta a la pesca de bajura y cuenta con la oposición de los pescadores, que ven cómo el dragado de los fondos elimina las capturas. El posterior vertido de la arena extraída provoca también importantes impactos, dañando poblaciones marinas, por enterramiento o por sedimentación y causando la pérdida de transparencia del agua. Consecuencias de esta práctica son también la destrucción de fanerógamas y superficie algal de nuestras costas, que además de su importancia como individuos , participan el la producción de oxigeno y eliminación del dióxido de carbono de la atmófera, favoreciendo la disminución del efecto invernadero, tan de actualidad por ser causante del calentamiento global. No de menos importancia, es que muchas especies de peces, moluscos como la sepia, entre otros muchos seres vivos de alto valor ecológico, depositan sus puestas en algas, provocando una disminución en la abundancia de muchas especies marinas que en algunos casos son además, por su valor comercial, sustento económico para muchas familias de nuestro municipio.

Destrucción de Cnidarios ( anémonas y corales) que necesitan aguas con poca turbidez para su supervivencia, y que son arrasadas por el enterramiento, lo que acarrea también multitud de consecuencias.

El daño en cuanto al efecto en la perdida de biodiversidad, se multiplica si valoramos el atentado sobre el conjunto de las relaciones entre estos individuos, y entre estos y otras muchas especies, las cuales hacen posible la continuidad de la supervivencia de la vida marina.

Ejemplo de la influencia negativa que se ejerce sobre estas relaciones y expuesto de modo muy simple, es el aumento del número de medusas consecuencia entre otras muchas, de una disminución de predadores debido en algunos casos, a la destrucción de superficies donde debían depositar su puesta o bien, haberse reducido o eliminado zonas de gran valor por servir de protección a larvas y alevines, y no solo de estos, sino además de predadores de sus predadores, y todo un conjunto de interacciones que hacen posible el equilibrio entre diferentes formas de vida. La consecuencia es por todos conocido y padecido, teniendo en cuenta el daño que puede causar en el turismo de esta población, además de la inversión económica necesaria todos los veranos, por parte de nuestro ayuntamiento, para la eliminación de estos urticantes seres vivos.

Generalmente la regeneración de la playa conlleva además la construcción de diques y elementos artificiales para proteger la nueva playa, que no hacen más que impactar negativamente sobre el medio litoral, sumatorio a los efectos negativos anteriores.

Son innumerables los casos de atentados a la vida marina producidos en nuestras costas, en muchos casos irreparables. Aunque se puede trabajar para reparar en la medida de lo posible esta situación. En otras zonas de la costa andaluza con similares problemas ya se han puesto en marcha y han obtenido resultados exitosos para sus costas, con una mínima inversión económica. Se trata de introducir en nuestras costas bloques de hormigón que actuarían produciendo un aumento de la superficie marina ( antes destruida) y que puede ser colonizada por individuos en un corto periodo de tiempo e irse restableciendo la biodiversidad característico de nuestra costa. Pero esta no es la única utilidad que estos bloques nos ofrece, ya que con estos se impide la pesca de arrastre, se disminuye los efectos del oleaje sobre la playa y sirven como zona de cría de numerosos organismos.

A todas las ventajas de este proyecto se puede añadir una más egoísta pero no carente de interés al encontrarnos en un punto turístico cada vez más amenazado por la competencia de otros enclaves menos explotados y más económicos.

Gracias a la recuperación de nuestro litoral se podría fomentar la práctica de buceo y otros deportes relacionados en los cuales nuestros bellos fondos actúen como atracción turística, al disponer de unas playas verdaderamente saludables.

Informacion del Autor

Alberto Montalvo

Alberto Montalvo, periodista especializado en diferentes áreas, le encanta escribir en un medio digital referente en Marbella. Es la voz del pueblo y las noticias actuales.

Añadir un comentario

Haz clic para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies