Diferencias entre una grapadora y una clavadora neumática

Si bien ambas son herramientas para asegurar superficies juntas o mantener un material más suave adherido a uno más duro, en definitiva, la manera en que estas dos herramientas unen superficies es muy distinta entre sí.

El término “neumática” hace alusión al hecho de que utilizan aire comprimido para disparar con presión un proyectil específico que será automáticamente incrustado en una superficie dura asegurando una unión fuerte. Sin embargo, aunque parece que cumplen más o menos la misma función, existen claras diferencias entre una grapadora y una clavadora neumáticas.

¿Qué es una grapadora neumática?

La grapadora neumática funciona básicamente igual a una grapadora de papelería normal pero con la diferencia de que esta funciona a nivel más industrial, para la fijación de tapicería, marquetería, etc. En este sentido, una grapadora neumática debe trabajar con materiales más resistentes, mayor potencia y sus grapas deben ser más grandes y gruesas.

Asimismo, una grapadora neumática es capaz de variar la fuerza del golpe al clavar la grapa por lo que puede atravesar materiales realmente duros como la madera. La principal característica de esta herramienta es precisamente que trabaja con grapas. Aunque la velocidad de repetición de golpe de una grapadora no genera una frecuencia tan acelerada, pueden existir modelos de dos grapas a la vez haciendo el trabajo más rápido.

¿Qué es una clavadora neumática?

Una clavadora neumática es simplemente, como su nombre lo indica, una máquina para clavar clavos de todo tipo de manera automática. A través de un sistema de pistón y aire comprimido, esta herramienta bombea clavos a presión creando una fuerza de empuje tal que puede clavar cualquier clavo completamente.

Aunque la fuerza suele ser universal y lo que cambia es la longitud del clavo, sí permite distintas velocidades siendo la función primordial el poder clavar una gran cantidad de clavos seguidos en poco tiempo.

Diferencias entre la grapadora neumática y la clavadora neumática

Una vez analizadas ambas herramientas es obvio que aunque en líneas generales cumplen la función de unir superficies al disparar proyectiles, existen tres diferencias específicas entre la grapadora y la clavadora neumáticas:

  • Proyectil: mientras la clavadora utiliza clavos, la grapadora utiliza grapas.
  • Sentido de la unión: la grapadora une superficies una junto a la otra, horizontalmente mientras la clavadora las une verticalmente una sobre otra.
  • Velocidad de repetición y fuerza: la clavadora regula su velocidad para clavar la mayor cantidad de clavos posibles por segundo mientras la grapadora ajusta la fuerza para clavar las grapas en distintas durezas de material a un ritmo regular.

Quizás le interese

Deja un comentario